Trece Maneras de Cocinar Arroz.

Para combatir la desnutrición es esencial inculcar buenos hábitos alimenticios desde la primera etapa de la vida. Con el apoyo que recibimos de Arrocera Los Corrales e Iglesia Ministerios El Shaddai tenemos la oportunidad de llevar arroz rico en nutrientes y minerales para el consumo de los niños en los centros de nutrición.

El programa de intercambio de cocina busca proveer de una variedad d

e recetas al grupo de madres que preparan los alimentos diariamente para los niños, con el fin de que estos disfruten una rica comida. Por esa razón, cada tres meses realizamos dicha actividad con los comités de cocina de cada comunidad.

La actividad consiste en el intercambio ideas y experiencias entre comunidades sobre la preparación de alimentos. Normalmente dos comunidades se reúnen y enseñan una receta nueva, buscando ingredientes locales que puedan obtener fácilmente. Además se comparten hábitos de higiene, secretos para la preparación y luego se lleva a la práctica, preparando la receta.

Durante este intercambio, Río Esmeralda hizo horchata de arroz, sopa con protemas y la acompañó con tomate, cebolla y cilantro. Secanal 1 cocinó arroz con frijoles. Bella Vista usó el protemas para hacer tortitas y en Secanal 2 hicieron tayuyos, que son tortillas de masa que en este caso se rellenaron con protemas. En las Nubes cocinaron arroz y protemas con achiote. Por último en Sololá aprendieron a preparar arroz chino.

Estas fueron solo algunas de las recetas que aprendieron. Las madres estaban sorprendidas ya que lograron obtener más de 13 recetas para cocinar arroz y protemas. Un grupo de participantes nos comentó que les encanto la horchata y las tortitas de protemas. En varios casos, erar la primera vez que lo probaban.

Nuestro equipo de facilitadoras estuvo presente en todo el proceso. Ellas enseñaron a las madres como cocinar estos alimentos y luego fueron las señoras quienes se encargaron de capacitar al grupo total de madres con los ingredientes y el procedimiento. Al final de la actividad todas compartieron las comidas, se sentaron a la mesa e intercambiaron experiencias, conocimientos y al mismo tiempo convivieron con otras madres y mujeres de la comunidad.

Los grupos de cocina de cada comunidad estaban muy agradecidas por la capacitación que recibieron y dispuestas a tomar el nuevo reto. Ahora, ¡A preparar nuevas y deliciosas comidas para todos los niños!